EnClave Cultura 


NOTICIA

Pulse para Ampliar

Enrique Martínez en Entre Bastdores 2015

ENRIQUE MARTÍNEZ: TUVE QUE HUIR DE ARCHENA EN FIESTAS TRAS REPRESENTAR 'FASE 1: USOS DOMÉSTICOS'

Como ya es tradición, el Encuentro de Grupos de Teatro de Centros Culturales 2015 nos trajo al visita de otro profesional murciano de los escenarios: Enrique Martínez. Alcantarillero del Barrio de Campoamor, Enrique ya es el pelirrojo murciano más conocido en toda España gracias a su papel de Quique en “Los Hombres de Paco”. Sin embargo, Martínez es mucho más que un papel televisivo y nos lo demuestra en esta entrevista.

 

Enclave Cultura: Tu trabajo como actor es reconocible sobre todo por tus papeles en televisión, donde destaca el personaje de Quique de la serie Los Hombres de Paco. Sin embargo en una aproximación más detallada a tu perfil encontramos que Enrique  Martínez es mucho más que un personaje televisivo. ¿Cómo te definirías en términos generales?

Enrique Martínez :Definir a una persona es muy difícil y a uno mismo más , pero desde que yo recuerdo siempre he querido actuar o estar encima de un escenario como una fórmula mágica para salir de mi timidez. He seguido por necesidad mi intuición y nunca me ha fallado, aunque reconozco que es como si hubiera alguien o algo detrás de mí que me ayudara.

Cuando decidí ser actor fue porque no podía agradar a mi familia haciendo una carrera en la Universidad y como no sabía qué hacer intenté buscar entre los recuerdos más felices de mi vida a ver si así encontraba mi verdadera vocación. Esos recuerdos felices tenían que ver con el teatro en el colegio y en el instituto y con mis secretos deseos de ser un cantante de rock. Tal vez locuras que por instinto y corazón me llevaron a la verdad de lo que quería hacer, que no ser, porque ser es otra cosa.

EC: Aunque resulte contradictorio, merece la pena tomar tu garganta como punto de inicio para abordar tu carrera como actor. Has trabajado la voz y sus implicaciones tanto físicas como psíquicas: ¿hasta qué punto ese dominio gutural te permite distinguirte de otros actores?

EM: Como en todos los mundos, en el mundo de los actores he conocido y conozco a gente muy sabia que me ha enseñado mucho, a todos los niveles. Es cierto que el trabajo que hago en mis talleres de Voz, Meditación y Armónicos ha llamado la atención de otros actores, directores y músicos, pero a mí también me atraen todos ellos y ellas en su máxima expresión, como artistas y sobre todo, como personas.  El trabajo con la voz me ha ayudado a apreciar más a las personas en todas sus dimensiones.

EC: A menudo citas al catalán Esteve Graset como tu maestro, ¿cómo podrías resumirnos sus enseñanzas?

EM: Esteve fue mi maestro teatral  (si a lo que hacíamos se le pudiera llamar teatro en el sentido ortodoxo de la palabra), pero muchas de sus enseñanzas me las transmitió a través de la metáfora de la voz . La voz como reacción, como impulso creativo, como ir más allá de los límites aparentes, el no pensamiento, la voz-cuerpo, el valor del sonido más allá del significado… Me enseñó a pensar a través del cuerpo.

EC: Te hemos visto en multitud de escenarios: desde la mencionada serie de Tv hasta multitud de obras de teatro, pasando por colaboraciones sorprendentes como la que has realizado con la banda musical murciana Bosco, donde interpretas a una suerte de chamán indescriptible. ¿Cómo eliges los derroteros por los que discurre tu carrera? ¿Qué te motiva?

EM: Ya dije que quería ser cantante de rock , en secreto… Así que  la vida me lleve a actuar con los Bosco es cumplir un deseo. La vida es la que me va poniendo en el camino aquello que he pedido de corazón. Bosco y Esther Eu fueron los primeros músicos con los que pude trabajar desde mi terreno. Ellos son poetas del rock, hacen una mezcolanza absolutamente personal de diferentes músicas de una forma absolutamente ilustrada. No es muy habitual que una banda ponga música a poemas de William Blake, por ejemplo. Eso me gusta.

EC: Llevas desde 1986 trabajando en el mundo del teatro. Hablamos de una experiencia de casi 30 años. Desde esa trayectoria, ¿qué puedes decir a las decenas de actores amateur que nos acompañan en este encuentro Entre Bastidores 2015?

EM: Que intenten ser siempre sinceros con ellos mismos y que hagan lo que les diga el corazón y si esto no les funciona que vuelvan a intentar ser sinceros con ellos mismos.

EC: En Entre Bastidores 2015 vas a pasar una jornada rodeado de estos actores y actrices que no se dedican al teatro profesionalmente pero que sin embargo muestran toda la ilusión del mundo. ¿Cómo te hace sentir?

EM: Honrado. Les doy las gracias a todos por hacerme participe de su tiempo. Lo digo de verdad.

EC: Aunque hayas desarrollado buena parte de tu carrera fuera de Murcia, suponemos que no eres ajeno a la escuela local. ¿Qué opinión te merece Murcia como cantera de actores?

EM: Siempre se ha dicho que Murcia es una gran cantera de actores…y ¿sabéis lo que digo? Que es cierto. Aún siendo una región de una sola provincia y con un número de habitantes no muy elevado su aportación artística es muy grande. Con actores, músicos, pintores, video creadores, etc.

Talento siempre hemos tenido en Murcia, con y sin subvenciones. Vivo en Madrid desde hace 15 años y cada vez que vuelvo a Murcia, descubro algún director, actor o artista que no conocía que me sorprende enormemente, y yo me pregunto: ¿por qué Dios mío, por qué hay tanto talento en Murcia? Y luego a algunos nos da vergüenza decir que somos murcianos porque nos tachen de huertanos con el pijo: ¡fuera complejos absurdos!

EC: Mencionas la aportación artística de actores, músicos, pintores y video creadores murcianos. ¿A cuáles de ellos te gustaría destacar y por qué?

EM: Destacaría a Bosco y a Esther Eu, que junto conmigo formamos el grupo LOOM, un proyecto de música ritual, física y espiritual, que ha abierto horizontes en mi ser.

EC: ¿Qué puedes relatarnos de tu experiencia actuando en los escenarios murcianos? ¿Qué sensación se te queda después de bajarte de uno de ellos? ¿Podrías narrarnos alguna anécdota acontecida en los escenarios de la Región?

EM: Sí, me acuerdo que en Archena, cuando hicimos una función con el grupo Arena, la primera que montamos,  "Fase 1: Usos Domésticos", el público se dividió entre elogios e insultos, por una parte los más jóvenes defendían y alababan la obra, mientras que los mayores nos querían echar del teatro a patadas. Salir de ese escenario y del pueblo en fiestas fue como huir de la prisión de Alcatraz.

EC: Has trabajado en teatro, intervenciones artísticas, cine, televisión y publicidad. ¿Con qué disciplina te quedas, eligiendo desde el corazón? ¿Y haciéndolo desde el bolsillo?

EM: Desde el corazón el teatro, la música y el cine. Desde el bolsillo la televisión, pero ¡ojo! Puede ser una gran escuela, hay que conjugar muchas cosas desde la inmediatez.

EC: Además de Graset, ¿con qué otros referentes te quedas?

EM: En Europa con Peter Brook , con Complicité, con un montón de creadores desconocidos del público mayoritario que yo a veces tampoco sé quien son pero que me pueden impresionar con sus creaciones. Tadeus Kantor fue un director polaco muy importante para muchos teatreros como yo, por ejemplo. En la música me quedo con el canto chamánico de Mongolia o con Liguetti, por citar unos pocos.

(Carlos Albaladejo)