NOTICIA

Pulse para Ampliar

UNA TERCERA EDICIÓN DE ENCLAVE MUJER REPLETA DE HISTORIAS 

AuditoriosMunicipales

Del 24 al 28 de febrero de 2021 se ha celebrado en los Auditorios municipales la tercera edición del Festival Enclave Mujer. El trabajo de visibilización y sensibilización sobre temas que trascienden el mero hecho escénico es importante y da más sentido, si cabe, a la labor de los Auditorios que con el festival pretenden el diálogo, la reivindicación, el encuentro, la investigacióny la reflexión sobre las mujeres en las artes escénicas con una perspectiva de género.

En esta ocasión la temática elegida ha sido la Narración oralHistóricamente parece que está claro que el derecho a tomar públicamente la palabra ha sido un privilegio masculino y, sin embargo, desde tiempos remotos las mujeres han contado historias. Contar de viva voz parece un territorio en el que las mujeres juegan un papel protagonista, papel sin embargo que las ha relacionado más con la transmisión que con la creación. Por otra parte también existe una imagen estereotipada de esta tarea de transmisión oral: son las mujeres las que cuentan (abuelas, nodrizas, cocineras, etc.) y lo hacen narrándoles cuentos maravillosos a un “público” infantil y en contextos privados. Enclave Mujer ha querido colaborar en la ruptura de este estereotipo situando a la mujer narradora y creadora en el escenario, en primera línea, dirigiéndose no solo a un público familiar sino a personas adultas, a un público plural que ha disfrutado con una muestra diversa de excelentes historias. Historias que no han hecho más que corroborar la fascinación por la oralidad, tal vez porque sabemos que es algo efímero y que como espectadores debemos apreheder con una verdadera actitud de escucha para preservarlas en nuestra memoria y fuera del tiempo. 

El festival se inició en el Auditorio de Algezares con Nora Pellicer que presentó al público a cuatro mujeres escritoras de la antigüedad. Comenzando con Enheduanna (2285–2250 a. C.), una poetisa y escritora acadia, considerada la autora más antigua conocida y una de las primeras mujeres en la historia cuyo nombre se conserva, fue entrelazando voces femeninas con su propia voz como creadora de historias.


La siguiente actuación fue la de Begoña Iriarte en el Auditorio de La Alberca. Con Las hermanas Urruti, una comedia musical que combina interpretación actoral y manipulación de títeres a escala humana, Begoña entusiasmó al público en su triple papel de escritora, directora e intérprete de esta historia protagonizada por las entrañables hermanas Berta y Beatriche Urruti, en la que juventud y experiencia se unen para sortear miedos y dificultades.




El viernes, 26 de febrero, le tocó el turno a la artista multidisciplinar Pepa Robles con su espectáculo Mujeres que cuentan en el que la actriz, narradora, interprete musical y cómica nos emocionó, nos hizo reír y reflexionar con las historias que nos contó la abuela (preciosa la de “La mata de albahaca”) y nos cantó “Caperu”.

 

Eugenia Manzanera, actriz y narradora oral salmantina, nos ofreció el espectáculo Un, dos,... ovarios cuentos en el Auditorio de Beniaján con una buena dosis de humor y con una fuerza en el escenario arrolladora. Una gran artista de la palabra y del gesto de la que todavía recordamos impresionadas su versión de Caperucita Roja narrado en Gramlot, un lenguaje inventado, basado en todos los idiomas, utilizado en el treatro satírico de la Comedia del arte.

 

El festival finalizaba  con la actuación de Andrea Pacheco el domingo, 28 de febrero, en el Auditorio de Guadalupe. En El viaje de Penélope la narradora parte de su propia historia recordando las historias que le contaba su abuela cuando le enseñaba a tejer. Las labores textiles se han asociado muy amenudo con el texto como bastidor y urdimbre de la memoria. A través de Penélope, la otra protagonista de la Odisea, emprendemos viaje. Andrea combina la narración oral con el teatro de objetos y pone en valor la sabiduría femenina a través de la simbología de los cuentos. Son muchas las historias que nos acompañaron a lo largo de este viaje, que también emprendimos junto a la protagonista, hasta nuestro interior. La sabia Andrea Pacheco nos dice que “lo femenino no sólo debe ser para mujeres. Hace falta deshacer los hilos tejidos por la sociedad patriarcal durante años y dar forma a unos nuevos que despierten el alma, no desde el resentimiento, sino desde la sabiduría”.

 

Además de estos cinco espectáculos, el festival ha programado dos actuaciones destinadas al público familiar. Pudimos ver Tendrás que ir al bosque de Nuria Malvado en el Auditorio de Algezares. El espectáculo destinado a los más pequeños, corporal e interactivo, consiguió implicar al público infantil, a pesar del distanciamiento impuesto por las medidas sanitarias, en un intenso viaje al bosque para buscar el fuego que simboliza la vida y la verdad.


El otro espectáculo infantil fue En tiempos de Maricastaña de Eugenia Manzanera que se puso en escena el domingo, 28 de febrero, a las 12 de la mañana en el Auditorio de La Alberca. Eugenia compartió con el público familiar chascarrillos, adivinanzas, canciones, cuentos...


La organización ya hizo públicos en la segunda edición del festival sus compromisos en cuanto al protagonismo de la mujer en la programación de Auditorios Municipales del Ayuntamiento de Murcia. El comunicado que podemos encontrar publicado aquí en nuestra Web  manifestaba el objetivo de la Concejalía de Cultura, a través del Programa Centros Culturales y Auditorios del Ayuntamiento de Murcia, de conseguir en las siguientes programaciones la presencia de participación femenina en un 40% en el ámbito de la dirección y en un 50% en el de la dramaturgia (original y/o adapatada) y coreografía. En la temporada 2020/2021 los porcentajes conseguidos han sido de un 44,87% en dirección y un 52,46% en dramaturgia. Nuestro objetivo es continuar manteniendo este compromiso con las mujeres creadoras en las artes escénicas.


 

A la derecha Nuria Malvado y Pepa Robles. En el centro la técnica Lara Poto, encargada del sonido e iluminación del Viaje de Penélope, y a la izquierda Andrea Pacheco y Nora Pellicer.