MúSICA

Pulse para Ampliar

HABÍA UNA VEZ UN TROZO DE MADERA

XIV CICLO DE JÓVENS SOLISTAS /QUASAR TEATRO

Sábado 30 de Octubre / 19:00 h
A. Beniaján
Invitación

Las invitaciones se podrán recoger en la taquilla de Auditorio que estará abierta dos horas antes de comienzo de la función


Ópera de Cámara para clarinete y actriz, basada en Las aventuras de Pinocho, de Carlo Collodi

Basado en el libro Las aventuras de Pinocho, de Carlo Collodi; cuento que se ha convertido en una de las obras más leídas a nivel mundial

Narra las fantásticas aventuras y desventuras de un muñeco de madera, que con el tiempo, se acabará convirtiendo en un niño de verdad. Pinocho recorrerá su camino vital encontrándose con innumerables y fantásticos Personajes: tendrá que tomar decisiones, cometerá errores, será caprichoso y egoísta, también será generoso y tierno, descubrirá el amor…

Pinocho es Una fabula sobre la vida llena de fantasía

Hemos creado este espectáculo desde la idea de que palabra y música son capaces de crear ricos universos imaginarios, que embullen al público en el fantástico relato del cuento que nos ocupa. Sobre el escenario, serán la elegancia y la sencillez las que inviten a nuestra imaginación a crear y llenar espacios.

“El vacío en el teatro permite que la imaginación llene los espacios. Paradójicamente, cuantos menos elementos le demos, la imaginación va a estar más contenta, porque es un músculo que disfruta jugando juegos”:

Peter Brook.

Nuestra propuesta de espectáculo/concierto la contamos y «bailamos» al son de un Clarinete. Sólo su música mueve, es Pinocho, habla a Pinocho, crea el carácter de todos los  personajes.

Es un juego a dos, músico y actriz, exigente y cómplice.

Ficha técnica/artística

Compositor, Simone Fontanelli

Clarinete, Andrés Pueyo López

Actriz, Mónica González Megolla

Iluminación, Victor Lorenzo

Escenografía, Mónica González

Realización Escenografía, Oscar Morán

Fotografía, Fran Palazuelos

Diseño Gráfico, Duotono.es

Dirección, Monica González Megolla, con la mirada de Jorge Padín y Juan Berzal